20.03.2018

BRANDING – LA IDENTIDAD VISUAL DE MI MARCA

Storytelling

El Branding es mucho más que un logo. Es el universo completo que rodea y sostiene lo que ofreces. Y ese universo tiene que comunicarse; tiene que ser coherente, sólido. Tiene que seducir y enamorar a quienes quieres llegar. La Identidad Visual de la marca es la punta del iceberg. Y es clave, porque avisa que estás frente a un iceberg completo, profundo. Mientras más grande, mayor será el tamaño de lo que hay bajo el agua.

Crear mi marca me llevó diez años (¡!).

Trabajé más de quince años para otros, pensando que algún día me independizaría para crear algo diferente. Y siempre buscaba un nombre para mi empresa. Llegué a pensar que lo tenía y hasta compré el dominio web y contraté a una agencia para que me diseñara el logo. Pero no funcionó; había algo que no me cerraba.

LA CLAVE ES SABER ESCUCHARSE

Una mañana en casa, peleando conmigo misma sobre qué era lo que sentía que no funcionaba de eso que estaba construyendo, me pregunté: “Si pudiera trabajar con la persona que quisiera para la identidad visual de mi marca ¿Con quién trabajaría?” y al instante me contesté: “Cristina Londoño”.

Graphic Designer,Branding Expert

Cris Londoño, fundadora de Wallnut Studio.

Cris vivía en Colombia y hacía años que no la veía. “Debe ser muy cara”, pensé. Y me puse a ordenar unos papeles para quitar mi mente del asunto. En eso, se me cayeron unas hojas y apareció, sobre esa avalancha, la tarjeta de Cris. “Es una señal”, me dije. Y me tiré al agua.

Llena de emoción, le escribí. Le conté en qué estaba. Y como ya me había animado a contactarla, me animé a todo y decidí que mi marca tenía que ser yo, que tenía que llevar mi nombre.

No demoré en recibir su respuesta. Cris me contó que ya no vivía en Medellín, sino en Australia. Seguía con Wallnut, su estudio de Diseño y Branding, pero pronto daría a luz a su primer hijo, por lo que María Antonia, que trabajaba con ella desde Colombia, se uniría al equipo.

Graphic Designer,Girl at work, woman on cell phone

María Antonia Echeverri. Hoy vive en Montevideo y trabajamos juntas en varios proyectos.

Mi corazón explotó de dicha. Sabía que tenía que invertir y quise hacerlo con la persona con la que soñaba trabajar y ahora trabajaría no sólo con ella, sino con un equipo que sonaba soñado. Cuando recibí el correo de bienvenida con los primeros ejercicios, supe que había tomado la decisión correcta.

SUMÉRGETE EN EL PROCESO

El camino fue divino. Hubo ejercicios para completar con preguntas y llené varias páginas. Luego vino lo visual: elegir imágenes que describieran lo que quería comunicar, que inspiraran y me ayudaran a mí a visualizar también lo que estaba construyendo y a reconfirmarle al equipo lo que les había descrito. Pasé horas buscando y seleccionando lo que quería. La edición fue clave: decidir qué sí y qué no; qué sobraba y qué faltaba.

Me entregué por completo. Sabía que estaba en las mejores manos. No me apuré ni las apuré. Hicimos lo que había que hacer. Entregué y esperé.

Un par de semanas después me escribieron diciendo que tenían algo para presentarme y me propusieron hacer una llamada en Skype en la que las tres pudiéramos vernos.

Fue de mañana. Para Cris era de noche y para Antonia muy temprano. Pero ahí nos reunimos las tres. Las sentí conmigo, alrededor de la mesa del comedor de mi casa; cada una con su taza de té, cuadernos y notas. Me compartieron un documento para que abriera mientras ellas me contaban lo que habían hecho.

LA MAGIA

Hay un momento en que algo pasa cuando trabajas con las personas adecuadas: la historia cierra.

A Cris la había conocido años antes, durante una conferencia sobre cómo construir marcas de moda sustentables, en la que compartí el escenario con mi amiga Juliana Correa, de OnA. Al final de esa mesa redonda, ella me presentó a Cris, quien había trabajado en estampas para su última colección. Nunca olvidaré su sonrisa y entusiasmo. Dio como un pequeño salto y me abrazó. Me dio su tarjeta y quedamos conectadas… Me gusta pensar que en ese instante quedamos conectadas para siempre.

Empezamos a seguirnos a través de las redes y un día vi que había hecho un curso online que yo estaba explorando: B-School. Le pregunté. Me lo recomendó. Lo hice y fue el gran puntapié para lanzarme al océano y construir la marca que me soñaba para mí.

Moodboard,Branding

Moodboard: El concepto visual detrás de mi marca.

Esa mañana, se abrió ante mí un libro con todo eso que había soñado y más. No sólo vi mi marca con su logo, sus colores y sus texturas. Vi las sensaciones que quería transmitir, la historia… mi historia. Todo lo que yo tenía para decir, para expresar, pude verlo ahí.

Y no sólo eso. Cristina y Antonia soñaron conmigo. No se limitaron a diseñar el logo, la papelería y una web. Diseñaron un universo completo: las portadas de los libros que yo soñaba escribir, el packaging de productos editoriales, los manuales, una web que parecía que entrabas a mi casa, las postales. El todo.

JUNTOS, PODEMOS CAMBIAR EL MUNDO

No hay como elegir trabajar con las personas correctas. Es compartir una visión clara en la que cada uno pone su grano de arena para hacerla mejor, para potenciarla.

Mompreneur,Entrepreneur

Mi cara al ver la identidad visual de mi marca por primera vez.

Esa mañana en la que descubrí la identidad visual de mi marca pude al fin verla haciéndose realidad. Vi la marca como un todo: como un universo sólido y coherente. Y la vi como parte de algo más grande: del mundo que quiero ayudar a construir.

Nos sentí a nosotras juntas, unidas en algo mucho más allá que lo que hacíamos. Sentí que estábamos en la misma sintonía, trabajando para marcar la diferencia, para cambiar la forma de hacer las cosas y lograrlas lo mejor posible.

Esa mañana todo cobró sentido.

Con Antonia, la mañana que nos conocimos.

Y eso que no imaginaba lo que estaba por venir: un mes más tarde, María Antonia me escribió para contarme que a su pareja lo trasladaban por trabajo y se mudarían pronto a Montevideo.

Una mañana de diciembre la conocí en persona. Fue como si nos conociéramos desde hacía años. Hoy tengo la suerte de trabajar con ella sin tanta distancia de por medio y de seguir soñando para crear cosas nuevas junto a Cris.

La vida a veces da unas vueltas que son una delicia.

Branding,Brand Identity

Mi marca hecha realidad: Parte de la identidad visual.

 

Business Card

La tarjeta de Cris.

Texto que revela el gusto de Cris por los libros.

Illustration,Ilustración

Ilustración en El Centro (se pliega).

¿Con quién conversa tu marca?
Brand Experience
< Previous Post
No Comments

Post a comment